Calidad e Innovación: el paso adicional.

“La innovación se convierte no sólo en un objetivo sino también en el motor de una nueva estrategia, un criterio conductor que suma las fuerzas más atentas a los cambios tanto dentro como fuera de las empresas. Los nuevos estilos de vida requieren nuevos productos. Valores crecientes como el del espacio interior y exterior de las viviendas, las oficinas y los locales públicos llevan a renovar los modelos de utilización de los materiales.”

El Fundador, Romano Minozzi

 

Ecología y desarrollo

Al formular su filosofía de empresa y al definir de manera concreta sus actividades, desde el momento de su fundación, Iris Ceramica se fijó como objetivos primordiales la salvaguardia del medio ambiente, la prevención de la contaminación, la observación de las normas legislativas y el establecimiento de un marco de referencia para perseguir metas y conseguir objetivos de mejora únicos en el mundo.

El respeto por el medio ambiente deriva del enorme valor que Iris Ceramica siempre ha dado a su territorio, una tierra rica en arcillas y sede de una milenaria tradición en la elaboración de la cerámica, tal como testimonian todavía en la actualidad los restos de hornos del período histórico de la Roma republicana. La cerámica, en efecto, es un producto natural, combinación de tierra y fuego; es una creación del hombre que acoge, protege y da valor a los elementos vitales que lo circundan.

La innovación tecnológica está orientada a mejorar la calidad de vida para poder garantizar un futuro “a la medida del hombre”. El ingenio artístico se pone al servicio de la belleza de la naturaleza, a su vez al servicio del propio hombre. Porque lo bello es, a la fuerza, sostenible.

Nuestra web utiliza cookies para garantizarte una experiencia de navegación mejor.
Si deseas más información sobre las cookies y sobre cómo configurar su activación en el navegador, lee nuestra
Cookie Policy